Las administraciones de lotería de Dénia se niegan a pagar premios por falta de liquidez


16/01/2009
¡Ni el reintegro! No es la manida frase que se pronuncia después de la celebración del sorteo de la lotería de Navidad o la del Niño cuando uno se queja de que no le ha tocado nada. Es la expresión que más se repite estos días en las administraciones de lotería de Dénia, cuando alguien quiere cobrar algún pellizco que le ha tocado de la Lotería Nacional en los dos mencionados sorteos y le dicen que es imposible. Los administradores de lotería no pagan ni los 20 euros del reintegro, ni una pedrea de 1000 euros, por falta de liquidez y los clientes han protagonizado escenas de tensión ante las ventanillas de la suerte, porque en tiempos de crisis, cualquier cantidad de dinero ayuda a aliviar las penas. De hecho, y para evitarse problemas, dos administraciones de lotería de la capital de la Marina Alta han colgado el cartel con un aviso claro y diáfano: "No se pueden pagar décimos premiados". Siendo conscientes de que no pueden negarse a pagar, los loteros explican que no tienen liquidez para hacer frente al pago de esos premios en momentos puntuales, porque no tiene recursos en caja. Antonio Cuartero, responsable de la Administración de Loterías y Puestas del Estado "Pare Pere" de Dénia lo explicaba ayer con claridad. Ingreso instantáneo "El Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado sabe al día siguiente del sorteo los décimos premiados que ha vendido cada administración de lotería, y de forma casi instantánea nos ingresa el 70% de todos los premiso que hemos vendido", comentó. Sin embargo, la crisis se nota y los agraciados quieren tocar papel moneda cuanto antes. Esto ha provocado que centenares de personas, que no compraron el décimo de la lotería del Niño o la de Navidad en una administración, se dirijan a cualquier otra para hacer efectivo su premio y la caja de las administraciones de lotería se descuadra. "Cuando los pagos son superiores a los ingresos no podemos hacer nada más. Cobran seguro, al día siguiente, generalmente, o unos días después, pero hay gente que no lo entiende y se enfada", añadió. Las administraciones de lotería pueden incluso pedir anticipos a la ONLAE, que luego debe reintegrar presentado los décimos que han pagado como premiados o con dinero, pero hay veces que el anticipo no llega a tiempo. Antonio Cuartero explicó que él mismo ha solicitado estos días un anticipo de 5.000 euros. "Lo pedí por la mañana para poder pagar premios por la tarde, pero la transferencia no llegó al banco hasta el día siguiente, y tuve que decir a varios clientes que no podía hacer efectivo su premio hasta el día siguiente. Hay gente que lo entiende pero otros no y es cuando se enfadan y aparecen palabras malsonantes". En su opinión, poner el cartel advirtiendo de que no pagarán décimos es una postura respetable, pero crea incertidumbre, con lo cual no es partidario de colocarlo. La mayoría de las personas que han acudido estos días a las administraciones de lotería de Dénia se han encontrado con esta sorpresa y la verdad es que no les ha sentado nada bien. José Pastor, un vecino de Dénia, comentó que "ayer (por el miércoles) fui a cobrar cinco décimos que habían sido premiados con el reintegro, 100 euros, y cuál fue mi sorpresa cuando me dijeron que no me pagaban. Me dijeron que no recibían el dinero de Madrid, que no tenían fondos. Hoy (por ayer) he ido y ya me han pagado, pero quedes mosca. Si la ONLAE no tiene dinero y perdemos la confianza en esta entidad, ya me dirás donde vamos a parar". A un taxista de Dénia, J. L., le ocurrió algo similar. "Fui a la administración de la calle Pedreguer, junto a la plaza de autobuses y me dijeron que la máquina no iba y no me podían validar el décimo premiado con 100 euros. Era de Navidad, una pedrea. Espero cobrarlo mañana".